El “Síndrome Santander”: la pesca de incautos de Londres

Adquisiciones sucias

Al día siguiente de que Santander dio a conocer su Informe Anual 2009 el 4 de febrero de 2010 -en donde anunciaban con bombo y platillo sus ganancias y trataban de argumentar que su proporción de Préstamos Incumplidos (NPL por siglas en inglés), si bien creció en un 60%, de 2.04% a 3.25% en un año, todavía era baja en relación al promedio en España -un blog del Financial Times en ft.com/alphaville tomó nota de la aguda caída de las acciones del Santander ese día: “¿Así que, qué pudo haber asustado a los accionistas?”. La respuesta lacónica de uno que escribió en el blog dio en el clavo: “En general, yo estaría cauteloso de las compañías que han tenido crecimiento basado en las adquisiciones, y desconfiaría más de sus cifras sobre NPL”.

Si hubo alguna vez algún banco que creció con adquisiciones escandalosas, con una abundante cantidad de activos falsos e incumplidos, ese banco es Santander.

Reportaje sobre Banco Santander Parte II 1233080925 0

En 1999, Santander y el Banco Central Hispano (BCH) de España anunciaron una “fusión de iguales” para formar Banco Santander Central Hispano (BSCH). Pero inmediatamente surgieron las diferencias y Botín botó a los anteriores directores ejecutivos del BCH, engrasando la patada con un “pago por rompimiento” por 164 millones de euros. Después acusaron a Botín de “uso inapropiado de fondos” y “manejo irresponsable” pero en abril del 2005 fue exonerado de todos estos cargos. Después ese año, la oficina de la procuraduría general de España también liberó a Botín de todo cargo sobre transacciones aprovechando información interna.

Después viene el notorio caso del banco ABN Amro. En octubre de 2007, Santander junto con su viejo aliado estratégico RBS, y el banco holandés belga Fortis, superaron la oferta de Barclays y otros bancos importantes en la adquisición del banco gigante holandés en quiebra. Como parte del acuerdo, la subsidiaria brasileña de ABN Amro, Banco Real, pasó a Santander. Con esta maniobra, Santander se convirtió en el tercer banco privado más grande en el mercado brasileño, controlando un 11% de los haberes bancarios del país, un premio largamente codiciado. En las audiencias parlamentarias en Holanda del 3 de febrero del 2010, el ex presidente ejecutivo del ABN, Rijkman Groenink, confesó que el consorcio Santander-RBS-Fortis había actuado “tan grotesca e irresponsablemente que era imposible de imaginar”. Según un cable de Dow Jones, Groenink también dijo que los tres bancos tenían muy poca información de antemano, y que el precio que estaban ofreciendo era absurdo. “La debida diligencia era limitada y basaban la mayor parte de su información en el pasado. No sabían lo que estaban comprando”, dijo Groenink.

Groenink agregó que hubiera tenido mucho más sentido una fusión con Barclays: “es probable que esta combinación no hubiera requerido una gran cantidad de ayuda estatal. Hubiera enfrentado la crisis con la solvencia más elevada. En este caso, no hubiera tenido que gastar el gobierno holandés 30 mil millones de euros en ABN Amro”, lo cual tuvieron que hacer para limpiar los activos de Fortis, para beneplácito de Santander y RBS.

Groenink afirmó: “No debí haber aceptado ninguna responsabilidad sobre la adquisición porque yo estaba en contra. Hasta el día de hoy, lamento que no hayamos podido evitarla”. Sin embargo, admitió que sus remordimientos fueron aminorados con un paquete por separación de decenas de millones de euros que el Santander y compañía le dieron.

Reportaje sobre Banco Santander Parte II banco santander 231x300

Sin embargo una de las alianzas del Santander que salió media torcida fue con Bernie Madoff, con sus bien conocidos vínculos con el lavado de dinero sucio, en donde se dice que el banco español perdió más de 2 mil millones de euros.

Santander ha tenido también que “recoger algunos de los pedazos del debilitado sistema bancario británico” en palabras del Financial Times de Londres, con su adquisición en el 2004 del banco Abbey del Reino Unido, seguido de Alliance & Leicester y Bradford & Bingley en el 2008. Para el 2009 todos estaban fusionados y “renombrados” bajo el nombre Santander, aprovechando la tan publicitada promoción del Santander del conductor de la Fórmula Uno, Lewis Hamilton. Para el 2010 se informa que el Santander presentará una puja para comprar 318 sucursales que ha puesto a la venta su propio aliado estratégico, el sitiado, Banco Real de Escocia (RBS), ahora en un 84% propiedad estatal.

‘Bolha Brasil’

El Informe Anual 2009 de Santander está lleno de gráficas satinadas diseñadas para impresionar al lector casual y otros incautos. Una de ellas presenta a los diez bancos con las mayores ganancias en el mundo de 2006 a 2009, que muestra que Santander pasó de ser el número 7 a ser el número 3 en ese período, superado el año pasado por dos bancos chinos, ICBC y CCB (que ni siquiera aparecían entre los 10 principales en el 2006). Hasta el notorio Goldman Sachs salió ligeramente por debajo del Santander en términos de ganancias reportadas para el 2009. Por lo tanto entre el 2006 y 2009, Santander rebasó a Citibank, Bank of America, HSBC, JP Morgan, Banco Real de Escocia (RBS) y el Banco Unión de Suiza en cuanto a ganancias anuales reportadas.

Santander está usando estas cifras para argumentar que ellos y nadie más que ellos, se la han podido agenciar para navegar las aguas turbulentas de la crisis financiera internacional

Mentiras

Aunque todavía el mercado interno español representa cerca del 30% de los negocios del Santander, sus ganancias en el 2009 provinieron principalmente de sus dos mercados “emergentes”: Brasil y el Reino Unido. Brasil fue la fuente del 20% de las ganancias imputables del Santander, elevándose de $2,370 millones de dólares en 2008 a $3,013 millones en 2009; un 27% de aumento. Y el Reino Unido aportó un 16% de sus ganancias totales, elevándose de $1,550 millones de dólares a $2,402 millones en el mismo período; un aumento del 55%. Ambos preciados mercados del Santander están construidos sobre un castillo de naipes.

Tomen el caso de Brasil. En octubre de 2007, Santander firmó el acuerdo sobre ABN Amro que le dio finalmente una posición importante dentro del codiciado sistema bancario de Brasil, que es el país más grande de América del Sur, tanto geográfica como económicamente. Como parte del acuerdo, la subsidiaria brasileña de ABN Amro, Banco Real, pasó a manos del Santander. Con esta movida, el Santander se convirtió en el tercer banco privado más grande en el sistema bancario brasileño, controlando el 11% de los activos bancarios del país.

Estos años culminantes de intensa actividad, el Santander tenía la mira, como dice un cable de Bloomberg, de “construir la ‘República de Santander’ en el Brasil de Lula”. Como lo documentó la EIR en ese entonces, Santander derramó casi un millón de dólares en la campaña presidencial de Lula da Silva en el 2002, y después mantuvo una línea de crédito comercial abierta por $2 mil millones dólares cuando otros bancos extranjeros dejaron de prestarle a Brasil, por miedo a que Lula se declarara en incumplimiento de la deuda del país.

A principios de 2007, logró insinuar con éxito el nombramiento de dos de sus “antiguos” ejecutivos, Miguel Jorge y Mario Toros, en puestos claves del Ministerio de Comercio y director de Política Monetaria del Banco Central, respectivamente. Cuando el presidente Lula da Silva se reunió con el primer ministro español José Luis Rodríguez Zapatero el 17 de septiembre del 2007 en Madrid, también estuvo presente un radiante Emilio Botín, presidente del Santander, y le dio un abrazo afectuoso al Ministro de Comercio Jorge.

Se dice que Santander está considerando ahora adquirir el noveno banco más grande de Brasil, Banco Safra, propiedad del infame Edmundo Safra (ver EIR, 2 de febrero 1996). Esto le permitiría al Santander saltar de la posición #6 a la #4 en Brasil y controlar un 13% de los activos bancarios totales.

¿Cómo hace dinero Santander en Brasil? De la misma forma en que lo hacen todos los otros bancos: alimentándose del abrevadero público mediante un ‘acarreo de fondos’ internacionales altamente redituables que está saqueando a Brasil hasta los huesos.

Por ejemplo, en el 2009 los capitales especulativos inundaron la bolsa de valores de Brasil (que se elevó en un 83% en el transcurso del año) y los bonos del tesoro del gobierno, con un flujo neto de $80,000 millones de dólares solo entre marzo y octubre del 2009, según un economista de la red Jubileo Sur en Brasil. La forma en que esto funciona es que los bancos internacionales y otros especuladores piden prestado dinero a cerca del 0% de tasas de interés en Estados Unidos, Europa y Japón y después “invierten” ese dinero en los bonos del gobierno brasileño, que tienen un limpiecito 8.75% de interés.

Pero eso no es todo. El real brasileño también se revaluó en 2009 a una tasa anual de un 27%. Esto significa que los acarreadores de fondos que llevaron dólares a Brasil en enero del 2009 y los colocaron en bonos del tesoro del gobierno, salieron del país a fines del año con 35.75% más dólares de los que trajeron: 27% de la revaluación mas 8.75% del pago de intereses. ¿De dónde sale ese increíble margen de ganancias? De la población brasileña, que la están saqueando sin misericordia para pagar los bonos del tesoro del gobierno.

La burbuja brasileña —”bolha Brasil” como la llaman ellos— no empezó en el 2009. Como escribió la EIR en el 2004: “De hecho, el tesoro del gobierno mantiene con vida artificial al sistema bancario brasileño. El total de la deuda pública brasileña a fines del 2003 se había elevado a la asombrosa cantidad de 913,000 millones de reales ($311,000 millones de dólares al tipo de cambio de ese entonces)… Esta deuda pública paga la tasa de interés real más alta en el planeta”.

Entonces, como ahora, los bancos brasileños obtuvieron la mayor parte de sus ganancias de esta actividad. La deuda neta total del sector público de Brasil es ahora de 1.345 billones de reales, un 44% más de lo que era en 2003. Y debido a la revaluación del real, el equivalente en dólares de esa deuda pública estalló de $311,000 millones de dólares a $770,000 millones para fines de 2009; un impresionante aumento de 138% en seis años.

Agazapado en medio de todo este escándalo especulativo, está el Banco Santander.

Surrealismo inmobiliario en España y el Reino Unido

Cuando el sistema financiero mundial entraba en su desintegración terminal en el segundo semestre del 2007, los intereses financieros británicos se volvieron hacia su confiable operación Santander, como plataforma para apuntalar financieramente a la City de Londres. A finales del 2007, los bancos españoles, incluyendo al Santander, crearon cantidades enormes de valores financieros que no tenían mercados, basados mayormente en activos inmobiliarios tóxicos que tenían, con el único fin de depositarlos en el Banco Central Europeo (BCE), después de que el BCE emitió nuevas normas más laxas para las garantías. Esto no fue más que una operación de rescate del sector bancario español, y a través de ellos, de sus aliados internacionales. Lyndon LaRouche, conociendo la relación íntima del Santander con la Casa de Windsor, comentó en ese entonces: “están rescatando a la familia real británica”.

Las sumas involucradas son sustanciales. Se informó que solamente en diciembre de 2007 los bancos españoles pidieron prestados 63,000 millones de euros a través de la línea de crédito Repo del BCE. En marzo de 2008, la revista EIR escribió: “Desde septiembre pasado, solo los bancos españoles representaban el 9% del volumen de refinanciamientos realizados por el BCE, cuando antes de eso, solamente representaban entre el 4% o 5%”.

Los bancos españoles obtuvieron 27,700 millones de euros en inyecciones de liquidez del BCE desde mediados de 2008 a fines del 2009, según una gráfica publicada por el controlador de Santander, el Royal Bank of Scotland (Banco Real de Escocia). Esto equivale a 12.1% del total de las inyecciones del BCE en la zona del euro. Alemania, que es dos veces el tamaño de España, apenas obtuvo poco más de esa cantidad, 28,500 millones de euros.

El Santander está lleno de activos tóxicos, en bienes raíces y otros sectores, listos para botárselos al BCE, o a cualquier otro que sea lo suficientemente tonto como para comprárselos. Más que las hipotecas en sí mismas, la mayor burbuja en España es la deuda de los promotores inmobiliarios, que hoy se remonta a unos $450,000 millones de dólares. Santander es el banco con la mayor exposición crediticia, al tener en su poder un 10% del total. Se cree que entre el 50% y el 70% de esos $450,000 millones de la burbuja de deuda de los promotores y constructores, es deuda incobrable. De hecho, la burbuja está tan fuera de control que el presidente de la Asociación Hipotecaria Española, Santos González, declaró al sector en quiebra de facto en su discurso del 26 de enero de 2010 en la convención nacional de la Asociación de Promotores y Constructores de España: “Un sector que no genera lo suficiente como para pagar los intereses de su deuda es un sector que está en quiebra” se lamentó.

Una fuente consultada por la EIR destacó: “El sector de bienes raíces en España se ha desplomado hasta ahora en solo un 20%; por lo tanto todavía tiene mucho trecho por delante”.

De hecho, los préstamos incobrables totales en el sistema bancario español, para diciembre de 2009, se habían duplicado en relación a lo que eran un año antes.

El sector de desarrollo inmobiliario español está a punto de morder el polvo, y con él, los bancos que tienen en su posesión todos los papeles incobrables. El Consejo de la Judicatura General de España pronostica que los 115,000 embargos hipotecarios del año pasado crecerán en más de un 50%, a 180,000 este año, según Property Wire, y que los bancos van a tener que anular cerca del 50% de las valuaciones en sus libros.

“Esa es una enorme subestimación por ambos lados” comentó Lyndon LaRouche.

Ya en el 2009, Santander había tenido que aumentar sus disposiciones por pérdidas en préstamos en unos $1,450 millones de dólares, lo que salió esencialmente de la venta del 16% de las acciones de su sucursal brasileña por cerca de $2,000 millones de dólares. Se dice que Santander se está preparando calladamente para una desintegración de sus activos mucho, mucho peor, en el 2010, y está considerando vender hasta el 25% de sus posesiones en el Reino Unido y EU en ofertas bursátiles similares.

En el período de 2007 a 2009, el Santander se movió también directamente al mercado del Reino Unido, especialmente en su sector de bienes raíces en quiebra, usando sus bancos británicos de reciente adquisición (Abbey, Bradford & Bingley, y Alliance & Leicester) como plataforma. Para fines de 2009, Santander daba cuenta de la mitad de todas las hipotecas nuevas emitidas en el Reino Unido, según el Guardian de Londres. La porción del banco en el otorgamiento de préstamos generales, que incluían hipotecas sobre hipotecas, representaba el 20% del total del mercado.

En general el Santander hoy tiene 1,300 sucursales en el Reino Unido y cerca de un 15% del mercado bancario minorista. Emilio Botín afirmó el mes pasado que no quiere nada menos que no sea convertir al Santander en el banco número uno del Reino Unidos, medido en términos de su porción del mercado, rentabilidad y eficiencia.

Ese trofeo de caza es algo de lo que Botín y sus superiores británicos sin duda estarían orgullosos, aunque todo su sistema financiero internacional se desintegra en el olvido. Pero este Síndrome Santander es una estafa mortal que harían bien en evitar los patriotas de Rusia, China, India y cualquier otro lugar.

Fin de reportaje

Daniel Estulin

via Reportaje sobre Banco Santander Parte II » Página Oficial de Daniel Estulin.